Archivos Mensuales: mayo 2013

Daft Punk: Nuevo álbum

Después de años de espera tras su último álbum, Daft Punk están aquí de nuevo, con su nuevo disco: Random Access Memories. Ayer me llegó desde los USA con el retraso pertinente –ya que su salida al mercado era el 21 de Mayo- un nuevo disco de los no muchos que me he comprado en mi vida, debido sobre todo al precio de estos, este en cambio tiene un precio bastante bueno, dejémoslo ahí. Mi intención no es hacer el típico unboxing del CD, ya que el envoltorio en el que venía era minúsculo, grabarlo sería difícil, y la parte en la que me lié con el plastiquillo de fuera me dejaría en una situación un tanto patética.

Daft Punk carátula

La portada del álbum con fondo oscuro nos invita a pensar en un disco totalmente Daft Punk, un disco de electrónica totalmente futurista con ese toque de calidad ochentero. Un disco con un look que recuerda totalmente a esos discos de vinilo que mi padre aun conserva, que solo escucho yo y que ahora parecen haberse puesto de moda de nuevo entre aquellos más “cool”.

Daft Punk cd

Canciones modernas, canciones sin sentido, canciones de ascensor (Motherboard), canciones con mezcla disco, canciones que vuelven a sus inicios, a música ochentera (que si por algo me encantan es por hacer “música de los 80” de manera atemporal).

No pienso hacer referencia a todas las 14 canciones que contiene el disco, puesto que algunas me han dejado igual que a “un ciego viendo cine mudo”. He aquí aquellas que me parecen relevantes:

Give Life Back to Music – la canción que comienza el disco, sintetizadores y mucho toque disco, Buena definición de lo que va a ser en esencia la intención del disco.

The Game of Love – o quizás debería llamarse The Game of Sex, porque tiene todos los toques de canción de peli porno.

Instant Crush – toques modernos, acercamiento a la electrónica actual como Monarchy o incluso The XX (lo sé, lo sé, estos últimos no hacen música electrónica, pero es como aquellos/as sordos/as que definen la música de Justino Castor como “Rock” y se quedan tan anchos).

Lose Yourself to Dance – el disco y los sintetizadores de voz, vuelta a los 60.

Touch – canción perfecta para una segunda película de Blade Runner, desde luego si tiene que tocar algo esta canción es el cine, eso sí, la parte central que la eliminen o la extirpen, porque ahí uno piensa realmente que se han tomado estos chicos para que la gente pueda llegar a pensar si quiera que esta canción es electrónica, solo falta Elton John soltando su pluma -y no me refiero a la melódica- para volver a esos “alocadossss” 80.

Get Lucky – que decir de quizás la canción más esperada, por ser el single, por ser la primera miguita que nos dejan probar en años, los datos la avalan, la canción más descargada (tanto legal como “ilegalmente”) y más escuchada desde que salió a nivel mundial.

Beyond – perfecta para conducir de noche, eso sí, tratando de no dormirte.

Motherboard – música de ascensor, esa es la definición perfecta.

Fragments of Time – música de tienda de ropa, cualquier día me la encuentro en ZARA o un comercio de estos, de ropa al por mayor en plan “ven aquí jovenzuelo que te voy a vender la ropa que ayer tenía por el suelo”.

Doin’It Right – totalmente moderna, solo parece de Daft Punk por el punto de los sintetizadores, probablemente le falta ritmo para ser considerada como merecedora de un concierto.

Contact – en ningún momento el disco podría ser tachado de mediocre, pero es que además han sabido elegir la canción con la que cerrar el disco. Si tuvieran un examen y la nota fuese un 4 o 4 con algo, sin duda con esta canción el profesor no tendría dudas del aprobado. Vuelve el Daft Punk más futurista, como ya consiguieron hacer con la banda sonora de Tron: Legacy. Lástima que sea el final del disco y no el principio, porque prometería más de lo que ha dado.

Disculpadme si no pongo más videos con las canciones, pero la GEMA alemana consigue que Youtube en Alemania parezca una basura en comparación con la libertad que tenemos en España, pero bueno, ese asunto ya lo abordaré más adelante en este blog.

En definitiva, como enamorado de estos “dioses” de la electrónica, quizás después de tantos años esperaba más, pero creo que ha merecido la compra, en cuantos discos puedes decir actualmente que por lo menos 6 canciones te gustan o te la ponen morcill…te ponen los pelos de punta por un precio menor al que tienen que pagar los mononeuronales fans de la cuadrilla pop de la SGAE. Mi nota para el álbum sería sin duda un notable: 8

Anuncios

Delicias Cinematográficas: The Calamari Wrestler (2004)

Aquí les traemos  una nueva entrada de estas joyas desconocidas del séptimo arte que merecen ser expuestas al gran público. Esta vez nos desplazaremos al lejano Japón para hablar de una historia de superación, ostias y cefalópodos, Ika resuraa o mejor dicho, The Calamari Wrestler.

El calamar luchador… ¡Toma ya!

Vayamos con la sinopsis sacada de filmaffinity:

Un luchador de wrestling, tras desarrollar un cáncer, acaba convertido en un calamar gigante. Gracias a este cambio comienza a conseguir éxitos en el ring, pero echa en falta un poco más de respeto en su vida fuera del cuadrilátero.

Como se puede observar por la sinopsis estamos ante una película de superación personal y deportiva, heredera espiritual de Rocky. De echo cuenta la leyenda que el gran Sylvester Stallone quiso renacer a su Rocky Balboa con su sexta película justo después de haberse quedado maravillado con The Calamari Wrestler.

Y para que veáis el potencial de este diamante en bruto, os dejo varias escenas de la misma. En la primera tenemos una épica lucha entre un japones campeón (por aquello que aparece recibiendo un título del todo a cien) y nuestro calamar particular. Destacar de esta escena la parte donde el calamar se deshace de los palmeros del otro luchador que quieren atacarle o pedirle un autógrafo. Magistral.

El segundo vídeo que os dejo os pondrá muy tiernos, y es que no solo de ostias vive esta película, ya que detrás de todo tenemos una hermosa historia de amor entre el chipirón más duro y su novia/esposa/amante/prostituta/loquesea:

Por último nos encontramos con la típica escena de estas pelis, donde nuestro héroe se pone a entrenar como un poseso para poder llegar a la cima. Atención a su deslumbrante forma de utilizar la maquina elíptica:

Y poco más, como veis se me han acabado los calificativos para tan magna obra, de la que solo pongo una pequeña pega, y es que no hay manera de saber como coño se llama el calamar de los cojones, ni siquiera la sacrosanta imdb, refugio de conocimiento y sabiduría de todos los cinéfilos, nos dice el nombre y solo lo llama “The Calamari Wrestler”.

Shingeki no Kyojin: Titanes en pelotas

Shingeki no Kyojin, traducido en nuestro país como El ataque de los titanes,  puede tener fácilmente la peor premisa que se haya visto jamás plasmada en un anime. Y eso es mucho decir. Porque admitámoslo, hay algunas obras japonesas que así a primera vista no tienen ni pies ni cabeza.  Tan sólo por citar algunos de mis mangas y animes favoritos:

Naruto: la historia de un ninja preadolescente que lleva el espíritu de un zorro demoniaco en su interior

High School of the Dead: estudiantes de instituto intentan sobrevivir a un apocalipsis zombi que comienza casualmente el día en que a  todas las compañeras de clase se les ha encogido la ropa en la lavadora.

One Piece: someramente, sigue las aventuras de un pirata con extremidades de  goma que lleva un  sombrero de paja y  no sabe nadar.

Full Metal Alchemist: dos alquimistas, un niño y una armadura parlante, que  resulta ser su hermano pequeño, tratando de hacerse con la piedra filosofal para resucitar a su madre muerta.

Comparados con Shingeki no Kyojin estos mangas/animes parecen un tratado de Descartes o la Crítica de la razón pura de Kant.

Unos 100 años antes del comienzo de la historia aparecieron los titanes, unos seres colosales aficionados a merendarse al personal a palo seco, sin guarnición ni nada.  Su voracidad fue tal que dejaron la humanidad al borde de la extinción. Desde entonces los escasos supervivientes viven en ciudades amuralladas y sólo unos pocos se atreven a aventurarse al exterior. Pero un prolongado periodo de tranquilidad ha vuelto a la población algo displicente, descuidando sus labores militares y criticando, por aguafiestas, a  quienes advierten del peligro que los titanes siguen representando.

Aquí es cuando comienza propiamente el anime, nuestro protagonista Eren Jäeger, presencia como un titán colosal destroza los muros de su pueblo y desata la subsiguiente masacre que acaba, como no, con su madre muerta. Espoleado por este trágico evento decide enrolarse en las fuerzas expedicionarias para aniquilar a todos los titanes y cobrarse su venganza. Por el camino convence a su hermana adoptiva y a un amigo bastante vainillas, a todas luces incapacitado para la vida militar, pero que es muy voluntarioso e inteligente, para que se enrolen con él.

Por cierto, el método que estas buenas gentes han desarrollado para enfrentarse  a los gigantes consiste en  ir montado a caballo, proyectarse con unos  arpones que clavan en los árboles, muros o en los propios titanes y una vez se encuentran a su alcance atizarles en la coronilla con unas espadas que utilizan cuchillas desechables. Repito cuchillas desechables versus titanes.

Sobre el papel todo esto parece un chiste malo. Pero una vez escuchas los primeros compases del tema que acompaña al opening, una melodía sobrecogedoramente épica que podía haber servido de banda sonora al Eje en la Segunda Guerra Mundial (la letra está en japonés y alemán), no puedes sino caer rendido a esta locura visual.

Los personajes están en general bien desarrollados. Como adolescentes que se enfrentan a enemigos terroríficos manifiestan sus inseguridades y sus miedos. Algunos sólo desean retirarse a las murallas interiores de la ciudad y vivir cómodamente alejados del peligro, otros buscan vengar a sus familiares o regresar a sus lugares de origen. Es decir los personajes son arquetípicos, pero no abusan de los tópicos habituales en la ficción japonesa, lo cual se agradece.

Además la serie destila crudeza por todos los poros. Los guionistas no tiene problemas para despachar un buen número de secundarios (o protagonistas) en cada episodio, y las dosis de violencia contribuyen a dotar de todo sentido el ambiente de paroxismo pesimista en el que se desenvuelven los personajes. Al fin y al cabo su perspectiva de futuro se limita a una existencia apática en el interior de cada recinto amurallado hasta que les llegue el momento de padecer una muerte  horrible. También los diálogos son duros, como ejemplo la frase que le dedica el protagonista a su hermana histérica con el fin de calmarla antes de entrar en combate: “La humanidad está al borde de la extinción, a nadie le importa una mierda lo que tú quieras”.

Otros puntos a su favor son la ambientación y la música. Los paisajes y las ciudades recuerdan al videojuego Valkyria Chronicles, un ambiente muy bucólico, casi medieval aderezado con elementos steampunk, principalmente las armas (cañones, el sistema de propulsión de los arpones…) o los uniformes de los protagonistas. Respecto de la banda sonora solo decir que es una auténtica maravilla.

Si  los argumentos que he expuesto no son suficientes para que le deis una oportunidad os recomiendo que  por lo menos veáis el opening, y vibréis como yo con los coros en alemán al grito de: Sei des Hetzen und wir sind die Jäger/¡Tú eres la presa y nosotros los cazadores!

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,